Feeds:
Entradas
Comentarios

Vuelvo a blogger

http://dactilografo.blogspot.com/

El motivo es que me ha entristecido mucho ver publicidad (por la que, evidentemente, no cobro) en los artículos.

Un saludo a todos

Tal y como prometí, posteo el poema de Mario Benedetti, Dactilógrafo. Ni que decir tiene que es uno de mis favoritos porque… ¿quién no recuerda verde su infancia? Cuando con unas zapatillas gastadas y una tiza dibujaba monstruos terribles en la acera.

Tanto para los afortunados que ya la conocían, como para los que tienen el placer de descubrirla, os dejo su lectura a viva voz del propio Benedetti, aquí (es, sencillamente, maravilloso). Además, le agradezco a Pinayara por redescubrirme a mí el sonido de las palabras de Benedetti mientras buscaba una buena transcripción del poema.

Seguir leyendo »

Para Hesse, epíclesis resumía la conocida idea de la transmutación del alma inmortal, desde una vida a otra. El morir y renacer, las dos caras de la vida, girando sin cesar en un torbellino caótico del que nadie puede escaparse. ¿Qué otra cosa podemos hacer desde el ojo del huracán, donde todo está en calma, que mirar, observar y deducir lo poco que podamos para compartirlo con otros que nos acompañan en nuestro camino? Ésta es la esencia de “Dactilógrafo”.

Pero “Dactilógrafo”, es también un bello poema de Benedetti, de un cansado oficinista que recuerda con añoranza su infancia, muy verde, en Montevideo (me comprometo a pasarla pronto). Llena de soledad y tristeza, es la enfermedad de los hombres grises de la que nos habló Ende. Este blog pretende ser una vía de escape, de comunicación, la utopía soñada por Moro, salvando las distancias.

Espero vuestra anónima participación, donde quiera que estéis, como sea que seáis, como quiera que os llaméis: aquí todos son bienvenidos.

Como decía Twain, “el paraíso lo prefiero por el clima, y el infierno, por la compañía”. Espero la vuestra en breve.

Un abrazo virtual